Consenso Constitucional en las comunidades


consenso-constitucionalEl proyecto Consenso Constitucional ha alcanzado el objetivo que se propuso desde sus inicios, procurando siempre cambios fundamentales, impulsados por el propio proyecto, para dotarnos del Estado de Derecho que deseamos para Cuba sobre la base de la anhelada Constitución democrática.

Consenso Constitucional comenzó con una hoja de ruta para abordar aspectos relacionados con las leyes actuales y brindó la metodología requerida para las Mesas de Iniciativas Constitucionales (MIC), que comenzaron en mayo y junio por todo el país y lograron un rico y amplio debate desde la ciudadanía al rescate pleno de la soberanía. Las recogidas de firmas y propuestas ciudadanas, como forma de participación e implicación de los ciudadanos en el proyecto de Asamblea Constituyente que impulsa Nuevo País, beneficiaron mucho los debates en las Mesas Iniciativas Constitucionales.

Cada vez a más ciudadanos se insertaron en este proceso, que ofreció la oportunidad para el debate e ideas de sus puntos de vista sobre las leyes futuras. Dentro del amplio proyecto Consenso Constitucional, se creó el primer Foro Económico y las Encuestas Participativas como vía de extender y captar las ideas de cada vez más ciudadanos en sus diversos espacios.

A través de pequeñas grabaciones de tres minutos, los ciudadanos vienen expresando en las encuestas su visión sobre el estado de las leyes y sus ideas de qué  y cómo se puede asumir el papel de ciudadano en la sociedad. Todas estas escaladas de Consenso Constitucional ha sido importante  para el desarrollo del proyecto y el rescate de la legitimidad del ciudadano. Por muy importante que sean los cambios o reformas desde el poder del Estado, lo principal es que se rescate plenamente la soberanía tal y como se reconoce en todas las constituciones, incluso la cubana. Entre las etapas fundamentales que ha vivido Consenso Constitucional, vamos a referir específicamente el Primer Foro Económico, que ha tenido una excelente aceptación.

Se creó como espacio para emprendedores y productores pequeños y medianos nacionales, ya que Consenso Constitucional entiende que las riquezas futuras dependen de las pequeñas y medianas empresas y de los medianos productores. El Foro Económico pretende el intercambio entre todos aquellos que deseen inscribirse y busca apoyos mutuos para llegar así a cambios legales y a diferentes iniciativas para la protección de los derechos de los campesinos y los trabajadores por cuenta propia, los cuales están desprotegidos frente a las autoridades, que solo quieren extraer la parte jugosa sin dar importancia realmente a la protección de sus derechos.

Mediante el intercambio de ideas, criterios, valoraciones y puntos de vista que aportan los trabajadores por cuenta propia y los campesinos como pequeños productores, al inscribirse en el Primer Foro Económico, se pudo lograr el objetivo. Consenso Constitucional respetó y compartió las ideas de los que crean y producen, y por ello estos debates contaron con un número significativo de campesinos y trabajadores por cuenta propia.

En los municipios Banes y Antilla, al norte de la provincia oriental de Holguín, se han inscrito hasta el momento 70 trabajadores por cuenta propia y campesinos como pequeños productores, a quienes llamamos Emprendedores. A través de los debates e intercambios pudieron primero informar  las pésimas condiciones en que están trabajando para subsistir y llevar los alimentos a sus  hogares. Esto se ha tornado problemático por el mal funcionamiento del sistema económico. Otro de los aspectos abordados son los altos impuestos que exigen tanto la Oficina Nacional Tributaria (ONAT) a los trabajadores por cuenta propia como las cooperativas a los campesinos inscritos. Estos últimos manifestaron y denunciaron que los abusos del gobierno no se limitan a altos impuestos, sino que incluyen otras lindezas del poder, como decomisar animales, cultivos y frutos.

Un punto muy importante fue la imposibilidad de vender sus cosechas una vez recogidas. Si el gobierno no autoriza la comercialización, los campesinos no pueden venderlas a la ciudadanía. Si algún campesino no cumple con lo que está establecido, entonces es multado y, en ocasiones, se decomisan los productos.

Otra de las preocupaciones discutidas es la inexistencia, como promesa incumplida, de tiendas mayoristas para adquirir materias primas y herramientas a precios más bajos que en los mercados minoristas, para reducir el costo y, por consiguiente, el precio de los productos a comercializar. La situación se agrava en pueblos tan pequeños como Banes y Antilla, principalmente en este último, donde la entrada económica es muy pobre porque está rodeado de mar y la mayor parte de la población  vive de la pesca o de las labores que brinda la agricultura y del trabajador por cuenta propia.

¿Cómo se supone entonces que los precios de los productos se igualen a los precios de la capital, donde hay mayores ingresos?

Estos trabajadores por cuenta propia y campesinos como pequeños productores están de acuerdo con pagar sus cuotas u obligaciones, porque así lo exige la cultura económica y tributaria, pero reclaman contra:

  • Las multas y los impuestos tan altos tienen que pagar por tantas arbitrariedades que el propio gobierno comete contra ellos.
  • El incumplimiento de la promesa del Estado de abrir tiendas mayoristas para la adquisición de materias primas y otros recursos para laborar y a su vez mejorar las condiciones pésimas de trabajo, ya que no tiene ningún aseguramiento logístico para sus respectivos objetos sociales. La parcialidad de los sindicatos, a los que se les obliga pertenecer y que responden neta-mente a los intereses del Estado y no al de los trabajadores
  • El irrespeto a las libertades económicas y al derecho de propiedad privada, ya que no se su-pone que si el gobierno ofreció la posibilidad del trabajo por cuenta propia y la fusión de varios campesinos como pequeños productores, se impida luego la libre comercialización de las mercancías.
  • Fueron estas las principales preocupaciones que arrojaron estos intercambios entre campesinos y trabajadores por cuenta propia en Banes y Antilla, donde Consenso Constitucional respetó cada criterio y valoró cada debate con entera fidelidad a nuestro concepto de democracia deliberativa .No es un secreto para nadie que el sistema político cubano niega la posibilidad misma del progreso al negar, impedir limitar las libertades individuales

 Es por eso que Consenso Constitucional procura cambios fundamentales impulsados por  y desde el proyecto, para dotarnos de un Estado de Derecho y una Constitución democrática, que se legitime en la ciudadanía. Se trata de que se haga  realmente imprescindible, para nuestro Nuevo País, esta premisa: “Procurar que Cuba sea una nación en la que predominen las leyes y no los hombres”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s