Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD)


El proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba, anunciado al mundo el 17 de diciembre de 2014, toca a su fin. Lo marcan tres hitos fundamentales: el encuentro histórico entre el presidente electo Barack Obama y el presidente designado Raúl Castro en la VII Cumbre de las Américas celebrada en Panamá, la inauguración formal de la embajada cubana en Washington el pasado 20 de julio, y su culminación el 14 de agosto con la apertura de la embajada estadounidense en La Habana. Tres acontecimientos históricos para un proceso crítico.

La guerra fría ha terminado así en nuestro hemisferio pero de un modo controversial. No solo por las discusiones que ha motivado sino por los desafíos pendientes para la nación y sociedad cubanas, donde aún no se respetan los derechos fundamentales del hombre, consagrados en la Carta Internacional de los Derechos Humanos, y donde la posibilidad de los ciudadanos de decidir libremente su opción política es criminalizada.

La Mesa de Unidad de Acción para la Democracia es una concertación política que nace desde la pluralidad de ideologías, asume la tensión,  las distintas visiones y las posiciones de sus diversos debates y se concentra en los desafíos acumulados y  en los desafíos que vienen, no en los desafíos resueltos.

Con esta perspectiva la MUAD se abre con el fin de trabajar en un nuevo contexto en el que el diálogo y la diplomacia se revelan como las herramientas por excelencia para la resolución pacífica y civilizada de los conflictos.

Cuba tiene hoy serias carencias que generan conflictos. Ellas exigen una reforma política y cívica que devuelva el país a los ciudadanos;la liberación incondicional de los presos injustamente encarcelados, que incluye a los presos políticos y de conciencia; una reforma migratoria que elimine los obstáculos para el libre movimiento de los cubanos, y que permita a los compatriotas en la diáspora entrar, residir y salir libremente del país sin condicionamiento de tipo alguno; una reforma económica que dé a los cubanos donde quiera que estén plenos derechos de propiedad y de inversión, eliminando los privilegios que favorecen a los extranjeros, a la cúpula del poder y a sus familiares; además de la promoción y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, garantizados por un Estado democrático de derecho en el que se respete la ley.

La MUAD exige de este modo la ratificación e implementación del Pacto de Derechos Civiles y Políticos y del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, firmados en el 2008 por el gobierno cubano, y reclamados por todos los actores de la sociedad; defiende la reforma al Código Penal cubano; apoya los reclamos y las propuestas para una nueva ley de medios, de libertad de expresión, de manifestación y contra los delitos de odio; respalda el llamado a un Diálogo Nacional entre todos los cubanos y cubanas,junto a la demanda de Ley de Amnistía para los prisioneros políticos, planteadas específicamente y en su caso por plataformas como  Espacio Abierto de la Sociedad Civil Cubana y el Foro por los Derechos y Libertades.

La MUAD impulsa, además, como líneas estratégicas de acción política, el proyecto Otro 18, que recoge las propuestas ciudadanas para nuevas leyes electorales, de asociaciones y de partidos políticos; la demanda de un sistema electoral democrático presentada por la iniciativa Urna Transparente del Foro Anti totalitario Unido  y  la realización de un Plebiscito, proposición de la plataforma Cuba Decide, que permita definir, desde la ciudadanía, la legitimidad de los procesos políticos en Cuba.

Insistir, como hace el gobierno de Cuba, en la lógica de la confrontación como método de exclusión y avasallamiento político es un atentado contra la paz y la concordia que la nación cubana ansía. El actual proceso de normalización diplomática entre naciones vecinas y hasta ayer enemigas está en sintonía con el Diálogo Político que se promueve desde la sociedad cubana y la Unión Europea, y en consonancia con el acercamiento que impulsa la región latinoamericana y caribeña.

Los cubanos tenemos y queremos comenzar nuestro proceso de normalización: la normalización democrática de nuestro país. A partir de estas nuevas realidades, la movilización por la democracia en Cuba se enfrenta de tal modo a nuevos retos.

El futuro depende de la voluntad política de todos los cubanos, incluyendo a los miembros del gobierno.  El desafío político está abierto.

Declaración Espacio Abierto de la Sociedad Civil Cubana


Espacio Abierto, una plataforma plural desde la sociedad civil cubana, se declara altamente preocupado por el recrudecimiento de la violencia contra los activistas en todo el país. Y la condena. Hace notar, especialmente, el ensañamiento contra Las Damas de Blanco y contra quienes deciden acompañarles cada domingo.  Todo ello es incongruente con el creciente y positivo interés internacional respecto a la evolución de Cuba.

Considera, con independencia de los diversos enfoques que en su interior se debaten, respecto a la normalización de relaciones con el gobierno cubano que promueve la comunidad internacional, que el acercamiento con los Estados Unidos y la Unión Europea debe tener como imperativo visible de las negociaciones el respeto a los derechos humanos del pueblo de Cuba. En este sentido, Espacio Abierto cree que el diálogo estructurado sobre derechos humanos entre la Unión Europea y los Estados Unidos con el gobierno cubano requiere de un seguimiento y pronunciamiento público ante el comportamiento represivo de las autoridades de la isla hacia sus ciudadanos, especialmente hacia el sector crítico, incluyendo a actores en el campo de la cultura, y en la comunidad civil y pro democrática. Este diálogo debe ser también  una oportunidad para pedir la ratificación por la Asamblea Nacional de los Pactos de Derechos Civiles y Políticos; Sociales, Culturales y Económicos, firmados por el gobierno cubano en 2008. No resulta estratégico alimentar la visión, ya popular, de que los diálogos entre Estados equivalen a un diálogo exclusivo entre hombres de negocios.

Por otra parte, las visitas de representantes de países democráticos, que avanzan diálogos en Cuba en materias sensibles como las libertades fundamentales y los derechos humanos, deben estructurar un diálogo también público y visible con actores de la sociedad civil democrática e independiente, tanto para escuchar otras visiones sobre nuestra realidad, como las diversas alternativas que representamos. No hacerlo, estimula la violencia del régimen contra los ciudadanos, desconoce la rica diversidad de visiones al interior del país y podría interpretarse como una forma de aprobación a las prácticas cada vez más inciviles del gobierno de Cuba.

En Espacio Abierto trabajamos con la premisa de que las diferencias enriquecen a las naciones, no las debilitan. Esperamos de la comunidad internacional que nutra esta visión compartida hacia Cuba.

Firmantes Declaración de Espacio Abierto de la Sociedad Civil Cubana

  1. Elizardo Sánchez, Activista de Derechos Humanos, CCDHRN
  2. José Daniel Ferrer, Activista político, UNPACU
  3. Mario Félix Lleonart, activista religioso, Pastor Bautista
  4. Yoaxis Marcheco, activista religioso,
  5. Fernando Palacio, activista político, PSDLC
  6. Tania Bruguera, activista cultural,
  7. Antonio  Madrazo, activista cívico, CIR
  8. Lilianne Ruiz, periodista independiente
  9. Manuel Cuesta, activista político, Arco Progresista-Nuevo País
  10. Laritza Diversent, abogada, Cubalex
  11. Guillermo Fariñas, activista político, FANTU
  12. José Alberto Álvarez, activista cívico, Cuba Exige
  13. José D. Silva, activista político, MNOR
  14. Eliecer Ávila, activista político, Somos +
  15. Carmelo Bermúdez, activista político, Arco Progresista
  16. Aida Valdés, activista de Derechos Humanos, Asociación de Presos y ex Presos Políticos
  17. Librado Linares, activista político, Movimiento Reflexión
  18. René Gómez, abogado, Corriente Agramontista
  19. Yoani Sánchez, periodista, 14ymedio
  20. Reinaldo Escobar, periodista, 14ymedio
  21. Wilfredo Vallín, abogado, AJC
  22. Víctor Domínguez, periodista y escritor, Club de Escritores de Cuba
  23. Jorge Olivera, periodista y escritor, Club de Escritores de Cuba
  24. Julio Aleaga, periodista y activista, Candidatos por el Cambio
  25. Carlos Millares, activista, Fundación Sucesores
  26. A García, activista, Fundación Sucesores
  27. Saúl R. Quiala, activista, Fundación Sucesores y Partido Socialdemócrata de Cuba
  28. Maikel Pardo, activista, Fundación Sucesores
  29. Ernesto Díaz, activista, Unión Social Comunitaria Cubana
  30. Dagoberto Valdés, activista cívico y editor, Revista Convivencia
  31. Karina Gálvez, economista y ensayista, Revista Convivencia
  32. Henry Constantin, periodista, Revista Convivencia

Consenso Constitucional en las comunidades


consenso-constitucionalEl proyecto Consenso Constitucional ha alcanzado el objetivo que se propuso desde sus inicios, procurando siempre cambios fundamentales, impulsados por el propio proyecto, para dotarnos del Estado de Derecho que deseamos para Cuba sobre la base de la anhelada Constitución democrática.

Consenso Constitucional comenzó con una hoja de ruta para abordar aspectos relacionados con las leyes actuales y brindó la metodología requerida para las Mesas de Iniciativas Constitucionales (MIC), que comenzaron en mayo y junio por todo el país y lograron un rico y amplio debate desde la ciudadanía al rescate pleno de la soberanía. Las recogidas de firmas y propuestas ciudadanas, como forma de participación e implicación de los ciudadanos en el proyecto de Asamblea Constituyente que impulsa Nuevo País, beneficiaron mucho los debates en las Mesas Iniciativas Constitucionales.

Cada vez a más ciudadanos se insertaron en este proceso, que ofreció la oportunidad para el debate e ideas de sus puntos de vista sobre las leyes futuras. Dentro del amplio proyecto Consenso Constitucional, se creó el primer Foro Económico y las Encuestas Participativas como vía de extender y captar las ideas de cada vez más ciudadanos en sus diversos espacios.

A través de pequeñas grabaciones de tres minutos, los ciudadanos vienen expresando en las encuestas su visión sobre el estado de las leyes y sus ideas de qué  y cómo se puede asumir el papel de ciudadano en la sociedad. Todas estas escaladas de Consenso Constitucional ha sido importante  para el desarrollo del proyecto y el rescate de la legitimidad del ciudadano. Por muy importante que sean los cambios o reformas desde el poder del Estado, lo principal es que se rescate plenamente la soberanía tal y como se reconoce en todas las constituciones, incluso la cubana. Entre las etapas fundamentales que ha vivido Consenso Constitucional, vamos a referir específicamente el Primer Foro Económico, que ha tenido una excelente aceptación.

Se creó como espacio para emprendedores y productores pequeños y medianos nacionales, ya que Consenso Constitucional entiende que las riquezas futuras dependen de las pequeñas y medianas empresas y de los medianos productores. El Foro Económico pretende el intercambio entre todos aquellos que deseen inscribirse y busca apoyos mutuos para llegar así a cambios legales y a diferentes iniciativas para la protección de los derechos de los campesinos y los trabajadores por cuenta propia, los cuales están desprotegidos frente a las autoridades, que solo quieren extraer la parte jugosa sin dar importancia realmente a la protección de sus derechos.

Mediante el intercambio de ideas, criterios, valoraciones y puntos de vista que aportan los trabajadores por cuenta propia y los campesinos como pequeños productores, al inscribirse en el Primer Foro Económico, se pudo lograr el objetivo. Consenso Constitucional respetó y compartió las ideas de los que crean y producen, y por ello estos debates contaron con un número significativo de campesinos y trabajadores por cuenta propia.

En los municipios Banes y Antilla, al norte de la provincia oriental de Holguín, se han inscrito hasta el momento 70 trabajadores por cuenta propia y campesinos como pequeños productores, a quienes llamamos Emprendedores. A través de los debates e intercambios pudieron primero informar  las pésimas condiciones en que están trabajando para subsistir y llevar los alimentos a sus  hogares. Esto se ha tornado problemático por el mal funcionamiento del sistema económico. Otro de los aspectos abordados son los altos impuestos que exigen tanto la Oficina Nacional Tributaria (ONAT) a los trabajadores por cuenta propia como las cooperativas a los campesinos inscritos. Estos últimos manifestaron y denunciaron que los abusos del gobierno no se limitan a altos impuestos, sino que incluyen otras lindezas del poder, como decomisar animales, cultivos y frutos.

Un punto muy importante fue la imposibilidad de vender sus cosechas una vez recogidas. Si el gobierno no autoriza la comercialización, los campesinos no pueden venderlas a la ciudadanía. Si algún campesino no cumple con lo que está establecido, entonces es multado y, en ocasiones, se decomisan los productos. Seguir leyendo Consenso Constitucional en las comunidades

La plataforma opositora Espacio Abierto condena el ‘recrudecimiento’ de la represión


368_berta-solerLa plataforma de la sociedad civil cubana Espacio Abierto ha emitido una declaración, firmada por 32 activistas, en la que condena y se muestra “altamente” preocupada “por el recrudecimiento de la violencia contra los activistas en todo el país”.

La declaración subraya “el ensañamiento contra las Damas de Blanco y contra quienes deciden acompañarles cada domingo”. En este sentido, el texto indica que “todo ello es incongruente con el creciente y positivo interés internacional respecto a la evolución” de la Isla.

En este sentido, la plataforma reitera que “el acercamiento con los Estados Unidos y la Unión Europea debe tener como imperativo visible de las negociaciones el respeto a los derechos humanos del pueblo de Cuba”.

El grupo cree que “el diálogo estructurado sobre derechos humanos entre la UE y los Estados Unidos con el Gobierno cubano requiere de un seguimiento y pronunciamiento público ante el comportamiento represivo de las autoridades de la Isla hacia sus ciudadanos, especialmente hacia el sector crítico, incluyendo a actores en el campo de la cultura, y en la comunidad civil y pro democrática”.

La declaración señala que “este diálogo debe ser también  una oportunidad para pedir la ratificación por la Asamblea Nacional de los Pactos de Derechos Civiles y Políticos; Sociales, Culturales y Económicos, firmados por el Gobierno cubano en 2008”.

Y agrega que “no resulta estratégico alimentar la visión, ya popular, de que los diálogos entre Estados equivalen a un diálogo exclusivo entre hombres de negocios”.

Asimismo, la declaración añade que las visitas de representantes de países democráticos, “deben estructurar un diálogo también público y visible con actores de la sociedad civil democrática e independiente”.

No hacerlo, subrayan, “estimula la violencia del régimen contra los ciudadanos, desconoce la rica diversidad de visiones al interior del país y podría interpretarse como una forma de aprobación a las prácticas cada vez más inciviles del Gobierno de Cuba”. Seguir leyendo La plataforma opositora Espacio Abierto condena el ‘recrudecimiento’ de la represión

Manuel Cuesta Morua presentó su libro en La Habana


11139778_829736693740059_8762555757617859963_n

En el Marco del Día Mundial de la Libertad de Prensa domingo 3 de Mayo se inauguró oficialmente en la Habana, el Instituto Nuevo País con la presentación del libro “Ensayos Progresistas desde Cuba: Los escritos que el régimen consideraba un atentado contra la paz internacional” del historiador Manuel Cuesta Morua, también coordinador general del  propio instituto. El texto  es editado por las plataformas  Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) y Puente Democrático ambos de Argentina.

Según Cuesta Morua el Instituto Nuevo País intenta ser un centro de Intercambio en el cual circulen todas las ideas más renovadoras del pensamiento contemporáneo, a través de talleres temáticos,  presentación y discusión de textos. Un laboratorio de Ideas desde lo cual se construyan desde la participación ciudadana nuevas maneras y estrategias de hacer ciudadanía. También tiene la intención de tejer una comunicación horizontal con cada uno de los proyectos alternativos que se movilizan en torno a la sociedad civil pues para nosotros es importante la política no solo de la inclusión también la política de las diferencias”

3 (1)

El libro cuyo prólogo esta bajo la firma del  ensayista  cubano Haroldo Dilla fue presentado en la sede del instituto por Víctor Manuel Domínguez, Vicepresidente del Club de Escritores Independiente. Esta es la  primera presentación oficial del texto en Cuba.  Ensayos Progresistas desde Cuba está construido desde un activismo incansable, el mismo es el espejo de un pensamiento renovador,  un texto que se hace necesario pues permite tejer la construcción de Aduanas de Intercambio desde diversas disciplinas del pensamiento.

Un libro que desde el pensar de la historia dialoga con otras disciplinas como son la antropología, la sociología y la política. Un texto que traza puntos de contactos entre Sociedad Civil y Sociedad Política, piensa la historia más reciente lo cual permite construir un estado de opinión elocuente desde la política de la inclusión, desde  una narrativa renovadora en el cual también va desmontando piedra sobre piedra los imaginarios anclados por la Revolución así como sus batallas perdidas.

Ensayos Progresista desde Cuba llega en el contexto de un escenario oportuno pues teje un hilo conductor desde la construcción de la ciudadanía, en el cual categorías como Democracia Participativa y Participación Ciudadana comienzan a acomodarse en el nuevo  tejido  que hoy habita la sociedad cubana.

En el marco de la presentación se impuso un diálogo con los asistentes lo cual se hizo énfasis en que es urgente movilizar en todos los espacios posibles y desde diversas vías, las ideas más renovadoras del pensamiento alternativo cubano y global que es el que va a  permitir oxigenar la esfera pública nacional.

Como manifiesta Haroldo Dilla en el prologo al texto “ojalá  estas ideas puedan circular extensamente en esa sociedad cubana que despierta y merece, para poder decidir sobre su futuro, conocer estos otros puntos de vistas que han sido escamoteados al público, unas veces por vocación represiva, otras por oportunismo, y otras por una lealtad que hace tiempo se ha trocado en complicidad vergonzante” Ya estas ideas circulan libremente pues  están llegando a  buena hora a puerto seguro, el  ciudadano. Seguir leyendo Manuel Cuesta Morua presentó su libro en La Habana

“Hora Ciudadana”, nueva iniciativa de la Sociedad Civil cubana


#Hora Ciudadana

Hora Ciudadana recoge propuestas legales concretas determinadas por la ciudadanía, como se ha adelantado en Consenso Constitucional, para el cambio democrático desde la ley, a través de la ley y hacia el Estado de derecho.

Hora Ciudadana pone así en perspectiva, a tono con el movimiento constituyente en Cuba, estas dos iniciativas de Ley:

Primero: una propuesta de Ley de Asociaciones y Partidos Políticos que proporcione legitimidad de derecho a las miles de organizaciones de la sociedad civil y de la comunidad política que de hecho han aparecido, y seguirán apareciendo,  como resultado de las profundas transformaciones producidas en la sociedad cubana hacia una clara diversidad social y cultural y hacia un definitivo pluralismo político.

Segundo: una propuesta de nueva Ley electoral que abra la participación política en los diferentes órganos y niveles del Estado a la pluralidad de opciones políticas y alternativas ideológicas  cada vez más presentes en la sociedad cubana, y que responden a la tradición diversa de nuestra historia y cultura, silenciada por más de 50 años. De este modo participaremos también en la iniciativa Urna Transparente, presentada por el Foro Anti totalitario Unido, que pone acento en la importancia de las garantías frente a cualquier nueva Ley electoral.

En esta dirección se han creado dos Mesas de Trabajo para preparar estas iniciativas de Ley.

Una Mesa de Trabajo para la Ley de Asociaciones y Partidos Políticos, coordinada por Wilfredo Vallín de la Asociación Jurídica Cubana.

Y una Mesa de Trabajo para la nueva Ley Electoral, coordinada por Laritza Diversent  de Cubalex.

Tal y como se enfatiza en Consenso Constitucional son los ciudadanos los que formulan las leyes que les protegen del despotismo, y definen las reglas de participación, debate y convivencia entre los ciudadanos y el Estado.

Hora Ciudadana resume y se abre a una diversidad de propuestas y proyectos que creen en el cambio democrático mediante el empleo de herramientas e instrumentos legales. Asume así el espíritu que a lo largo de la historia del movimiento pro-democrático cubano ha pretendido e intentado articular y abrir el proceso legal a todos los ciudadanos, sin distinción.     Seguir leyendo “Hora Ciudadana”, nueva iniciativa de la Sociedad Civil cubana

La sociedad civil a escena


MCMLa Cumbre de las Américas es la mejor oportunidad para Cuba. Por primera vez desde 1959, nuestro país tiene y aprovecha la ocasión brindada por la comunidad internacional para ponerse a tono con el mundo.

Repasemos. En 1985 el Gobierno cubano tuvo un excelente momento para colocar al país a la altura de lo que se avecinaba. Decidió por el contrario desaprovechar la perestroika y la ocasión abierta para detener, en algún punto, la crisis estructural del país, aunque para ello tuviere que haber reconocido la crisis estructural del modelo.

Con toda probabilidad no se hubiera salvado el socialismo si el Gobierno usaba la ocasión para transformarse, pero sí se hubiera salvado, por ejemplo, la industria azucarera. Por no hacer los cambios necesarios, no tenemos hoy ni socialismo ni azúcar.

Esta segunda oportunidad es mejor y distinta. Distinta, porque prosigue el proceso gradual de regreso a nuestro espacio geopolítico natural. Mejor, porque por primera vez se invita a todo un país a ese proceso de integración.

Ninguno de los foros en esta parte del mundo considera a Cuba entera. Ni la Comunidad del Caribe (CARICOM), ni la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) piensan en Cuba cuando utilizan el correo para abrir sus puertas al país. Para ellos se trata del “pensamiento en las alturas”, que solo reconoce a nuestra nación a través del Estado. Ni más ni menos.

Con la VII Cumbre de las Américas todo cambia. Las Américas, medio a regañadientes en su parte latina, aceptan que estén en pie de igualdad en su foro más importante aquellos que están en desacuerdo con el régimen y aquellos que lo apoyan contra todo sentido común.

Este es un desafío formidable. Fundamentalmente para la sociedad civil democrática. Allí podemos hacer lo que nos enseñaron desde pequeños en todos los niveles posibles de enseñanza y que se proyecta casi a diario en los medios de comunicación de la Isla y desde las esquinas políticas oficiales, en los más recónditos lugares de la Isla. Podemos gritar, ofender, excluir y seguir sustituyendo la discusión racional de los argumentos por la destrucción moral del adversario. También podemos decir, como nos acostumbró a hacerlo la narrativa política al uso: ellos no, nosotros sí. Es decir, podemos proyectarnos en modo negativo, agregando la queja al improperio. Pero esto no es recomendable. Seguir leyendo La sociedad civil a escena

para hacer de Cuba un país libre.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.