Estraperlismo salvaje


Ni socialismo sin subsidio, ni capitalismo sin capital.

Octubre fue lluvioso. Le pregunto al amigo qué está pasando que no ha llegado enero y ya escasea el queso, y me responde que no se debe a la estación seca. Quien está secando a las vacas es el gobierno, que está obligando al pequeño agricultor a acopiar más leche.

Y el amigo dice más. Ayer en Melena del Sur se dio una reunión. Decenas de familias de ese municipio viven del trasiego del yogurt hacia la capital. Hasta el otro día fue más o menos tolerado. De un tiempo a la fecha, al que agarren en la autopista con 10 pomos de yogurt le suenan $500 de multa, lo que representa más de la ganancia de la semana. Y eso no es lo peor. Lo peor es que, en la reunión, se ventiló la idea de presionar al infractor para que denunciase al campesino que vende el yogurt, al que podrían incluso confiscarle las vacas. Seguir leyendo Estraperlismo salvaje

Anuncios

Denuncia de robo a activista de Nuevo País


En el día de ayer, la Coordinadora de la iniciativa Límite Humano de Nuevo País, y miembro de la Mesa Coordinadora de  este proyecto Gloria Llopis Prendes, detectó un robo en su casa al llegar en horas de la noche.

Le fue sustraída la computadora laptop que Nuevo País le había asignado para su trabajo dentro de Límite Humano, así como su equipo de video.

Las circunstancias de este robo llaman poderosamente la atención. No hubo puertas ni ventanas forzadas, y sí un acceso especializado a su domicilio. Tampoco le fueron sustraídas otras pertenencias de valor y fácilmente transportables por ladrones profesionales. Seguir leyendo Denuncia de robo a activista de Nuevo País

Que nadie toque nada


Y el que me haga sombra, se va. Una empresa ganadera inglesa que opera desde 1909 en Venezuela, acaba de ser expropiada por el jeque venezolano en su cruzada contra la propiedad privada, mientras su mentor de La Habana pide al pueblo cambios de mentalidad para que fluyan las reformas capitalizantes que deben mantenerlo a flote.

Pero el chaleco salvavidas no se infla por más que se sople, y el que hace cuatro pesos sigue siendo mal mirado por la horda fanática que bajó de la Sierra, adoctrinada con la ley del pudismo de ricos malos, y de pobres buenos. Seguir leyendo Que nadie toque nada

A Raúl Castro no le queda tiempo


Pues resulta que ahora la Iglesia Católica abre en Cuba un diálogo inédito que los deslenguados tildarán de  « monólogo temeroso del régimen », como el que acaba de organizar la revista « Espacio Laical » en este mes de octubre donde el Dr. Alfredo Guevara, amigo íntimo de Fidel Castro y copartícipe de todo lo que ha pasado en aquella isla de 1959 hasta hoy, impartió una conferencia sobre los desafíos de Cuba que, en realidad, son los desafíos del régimen a la luz de lo que acaba de ocurrir el Libia y del insondable abismo económico en que se encuentra el país con un gobierno autocrático y militarizado donde los que de verdad mandan rondan los 80 años, una edad a partir de la cual, los subalternos refunfuñan, critican y, al final, traman conjuras.

Seguir leyendo A Raúl Castro no le queda tiempo

Langostas en remojo


Hubo barcos montados en 500 y hasta mil cucos por tripulante. Legal, no de cuento. Hubo regocijo. Al fin se enteran dijeron. A ellos (el gobierno) les conviene porque ellos (el gobierno) venden la tonelada a 30 mil dólares y a la tripulación se la estaban pagando el 0,5% de la cifra. Y empezaron a pagar el 1% a repartir entre la tripulación y fue la lluvia de cucos.

Por la izquierda se siguió vendiendo a los chiquipacas[1] de Cajío Guanímar Caimito o del mismo Batabanó, que son los que abastecen los paladares y las despensas de los nuevos ricos de La Habana. Pero mucho menos. Los chiquipacas las pagan al doble de lo que pagan ellos (el gobierno). Es decir que el mercado negro la paga al 2% e incluso al 2,5% del precio en el mercado mundial. Y no obstante el marinero prefirió el gobierno a la ilegalidad. Seguir leyendo Langostas en remojo