Archivo de la categoría: Mesa Coordinadora Nuevo País

Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD)


El proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba, anunciado al mundo el 17 de diciembre de 2014, toca a su fin. Lo marcan tres hitos fundamentales: el encuentro histórico entre el presidente electo Barack Obama y el presidente designado Raúl Castro en la VII Cumbre de las Américas celebrada en Panamá, la inauguración formal de la embajada cubana en Washington el pasado 20 de julio, y su culminación el 14 de agosto con la apertura de la embajada estadounidense en La Habana. Tres acontecimientos históricos para un proceso crítico.

La guerra fría ha terminado así en nuestro hemisferio pero de un modo controversial. No solo por las discusiones que ha motivado sino por los desafíos pendientes para la nación y sociedad cubanas, donde aún no se respetan los derechos fundamentales del hombre, consagrados en la Carta Internacional de los Derechos Humanos, y donde la posibilidad de los ciudadanos de decidir libremente su opción política es criminalizada.

La Mesa de Unidad de Acción para la Democracia es una concertación política que nace desde la pluralidad de ideologías, asume la tensión,  las distintas visiones y las posiciones de sus diversos debates y se concentra en los desafíos acumulados y  en los desafíos que vienen, no en los desafíos resueltos.

Con esta perspectiva la MUAD se abre con el fin de trabajar en un nuevo contexto en el que el diálogo y la diplomacia se revelan como las herramientas por excelencia para la resolución pacífica y civilizada de los conflictos.

Cuba tiene hoy serias carencias que generan conflictos. Ellas exigen una reforma política y cívica que devuelva el país a los ciudadanos;la liberación incondicional de los presos injustamente encarcelados, que incluye a los presos políticos y de conciencia; una reforma migratoria que elimine los obstáculos para el libre movimiento de los cubanos, y que permita a los compatriotas en la diáspora entrar, residir y salir libremente del país sin condicionamiento de tipo alguno; una reforma económica que dé a los cubanos donde quiera que estén plenos derechos de propiedad y de inversión, eliminando los privilegios que favorecen a los extranjeros, a la cúpula del poder y a sus familiares; además de la promoción y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, garantizados por un Estado democrático de derecho en el que se respete la ley.

La MUAD exige de este modo la ratificación e implementación del Pacto de Derechos Civiles y Políticos y del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, firmados en el 2008 por el gobierno cubano, y reclamados por todos los actores de la sociedad; defiende la reforma al Código Penal cubano; apoya los reclamos y las propuestas para una nueva ley de medios, de libertad de expresión, de manifestación y contra los delitos de odio; respalda el llamado a un Diálogo Nacional entre todos los cubanos y cubanas,junto a la demanda de Ley de Amnistía para los prisioneros políticos, planteadas específicamente y en su caso por plataformas como  Espacio Abierto de la Sociedad Civil Cubana y el Foro por los Derechos y Libertades.

La MUAD impulsa, además, como líneas estratégicas de acción política, el proyecto Otro 18, que recoge las propuestas ciudadanas para nuevas leyes electorales, de asociaciones y de partidos políticos; la demanda de un sistema electoral democrático presentada por la iniciativa Urna Transparente del Foro Anti totalitario Unido  y  la realización de un Plebiscito, proposición de la plataforma Cuba Decide, que permita definir, desde la ciudadanía, la legitimidad de los procesos políticos en Cuba.

Insistir, como hace el gobierno de Cuba, en la lógica de la confrontación como método de exclusión y avasallamiento político es un atentado contra la paz y la concordia que la nación cubana ansía. El actual proceso de normalización diplomática entre naciones vecinas y hasta ayer enemigas está en sintonía con el Diálogo Político que se promueve desde la sociedad cubana y la Unión Europea, y en consonancia con el acercamiento que impulsa la región latinoamericana y caribeña.

Los cubanos tenemos y queremos comenzar nuestro proceso de normalización: la normalización democrática de nuestro país. A partir de estas nuevas realidades, la movilización por la democracia en Cuba se enfrenta de tal modo a nuevos retos.

El futuro depende de la voluntad política de todos los cubanos, incluyendo a los miembros del gobierno.  El desafío político está abierto.

Declaración Espacio Abierto de la Sociedad Civil Cubana


Espacio Abierto, una plataforma plural desde la sociedad civil cubana, se declara altamente preocupado por el recrudecimiento de la violencia contra los activistas en todo el país. Y la condena. Hace notar, especialmente, el ensañamiento contra Las Damas de Blanco y contra quienes deciden acompañarles cada domingo.  Todo ello es incongruente con el creciente y positivo interés internacional respecto a la evolución de Cuba.

Considera, con independencia de los diversos enfoques que en su interior se debaten, respecto a la normalización de relaciones con el gobierno cubano que promueve la comunidad internacional, que el acercamiento con los Estados Unidos y la Unión Europea debe tener como imperativo visible de las negociaciones el respeto a los derechos humanos del pueblo de Cuba. En este sentido, Espacio Abierto cree que el diálogo estructurado sobre derechos humanos entre la Unión Europea y los Estados Unidos con el gobierno cubano requiere de un seguimiento y pronunciamiento público ante el comportamiento represivo de las autoridades de la isla hacia sus ciudadanos, especialmente hacia el sector crítico, incluyendo a actores en el campo de la cultura, y en la comunidad civil y pro democrática. Este diálogo debe ser también  una oportunidad para pedir la ratificación por la Asamblea Nacional de los Pactos de Derechos Civiles y Políticos; Sociales, Culturales y Económicos, firmados por el gobierno cubano en 2008. No resulta estratégico alimentar la visión, ya popular, de que los diálogos entre Estados equivalen a un diálogo exclusivo entre hombres de negocios.

Por otra parte, las visitas de representantes de países democráticos, que avanzan diálogos en Cuba en materias sensibles como las libertades fundamentales y los derechos humanos, deben estructurar un diálogo también público y visible con actores de la sociedad civil democrática e independiente, tanto para escuchar otras visiones sobre nuestra realidad, como las diversas alternativas que representamos. No hacerlo, estimula la violencia del régimen contra los ciudadanos, desconoce la rica diversidad de visiones al interior del país y podría interpretarse como una forma de aprobación a las prácticas cada vez más inciviles del gobierno de Cuba.

En Espacio Abierto trabajamos con la premisa de que las diferencias enriquecen a las naciones, no las debilitan. Esperamos de la comunidad internacional que nutra esta visión compartida hacia Cuba.

Firmantes Declaración de Espacio Abierto de la Sociedad Civil Cubana

  1. Elizardo Sánchez, Activista de Derechos Humanos, CCDHRN
  2. José Daniel Ferrer, Activista político, UNPACU
  3. Mario Félix Lleonart, activista religioso, Pastor Bautista
  4. Yoaxis Marcheco, activista religioso,
  5. Fernando Palacio, activista político, PSDLC
  6. Tania Bruguera, activista cultural,
  7. Antonio  Madrazo, activista cívico, CIR
  8. Lilianne Ruiz, periodista independiente
  9. Manuel Cuesta, activista político, Arco Progresista-Nuevo País
  10. Laritza Diversent, abogada, Cubalex
  11. Guillermo Fariñas, activista político, FANTU
  12. José Alberto Álvarez, activista cívico, Cuba Exige
  13. José D. Silva, activista político, MNOR
  14. Eliecer Ávila, activista político, Somos +
  15. Carmelo Bermúdez, activista político, Arco Progresista
  16. Aida Valdés, activista de Derechos Humanos, Asociación de Presos y ex Presos Políticos
  17. Librado Linares, activista político, Movimiento Reflexión
  18. René Gómez, abogado, Corriente Agramontista
  19. Yoani Sánchez, periodista, 14ymedio
  20. Reinaldo Escobar, periodista, 14ymedio
  21. Wilfredo Vallín, abogado, AJC
  22. Víctor Domínguez, periodista y escritor, Club de Escritores de Cuba
  23. Jorge Olivera, periodista y escritor, Club de Escritores de Cuba
  24. Julio Aleaga, periodista y activista, Candidatos por el Cambio
  25. Carlos Millares, activista, Fundación Sucesores
  26. A García, activista, Fundación Sucesores
  27. Saúl R. Quiala, activista, Fundación Sucesores y Partido Socialdemócrata de Cuba
  28. Maikel Pardo, activista, Fundación Sucesores
  29. Ernesto Díaz, activista, Unión Social Comunitaria Cubana
  30. Dagoberto Valdés, activista cívico y editor, Revista Convivencia
  31. Karina Gálvez, economista y ensayista, Revista Convivencia
  32. Henry Constantin, periodista, Revista Convivencia

Un Mensaje Unido a la VII Cumbre de las Américas


Sin título

Oposición, sociedad civil y actores sociales democráticos cubanos

Las Cumbres de las Américas deben ser el lugar para la participación y representación de todas las democracias de las Américas. De sus Estados y de sus ciudadanos libres. Todo ello pasa por la creciente incorporación de las sociedades civiles y de los actores sociales en el proceso de Cumbres, para que adquieran verdadera importancia los temas de discusión y se exija que los gobiernos representen a sus pueblos.

Aquí estamos: la oposición, la sociedad civil y los actores sociales democráticos cubanos que hemos asumido, tras una larga lucha de constitución y fortalecimiento, principios de acuerdo expresados, desde una rica diversidad, en el Acuerdo por la Democracia, en los Puntos de Consenso Cubano, en las propuestas del Foro por los Derechos y las Libertades y en los Cuatro Puntos de Consenso de Espacio Abierto.

Nuestra misión compartida es la defensa y promoción de todos los principios democráticos, de las libertades fundamentales y de los derechos humanos que están en la base cultural, histórica y política en este hemisferio, gracias a esa rica diversidad.

Es claro que una sociedad civil vigorosa solo es posible donde se les reconoce independencia a sus ciudadanos y se les respeta sus derechos y libertades fundamentales. La VII Cumbre de las Américas es la oportunidad para que el hemisferio occidental reconozca la legitimidad de la sociedad civil cubana independiente dentro de lsla y en la Diáspora como interlocutora válida del pueblo cubano.

Es también el escenario para hacer evidente que la plena inserción del gobierno cubano en el sistema interamericano es incompatible con los postulados de la Carta Democrática Interamericana.

Y ello por:

  1. la represión a quienes en Cuba ejercen los derechos de expresión, reunión, asociación y manifestación,
  2. la existencia de prisioneros políticos y de conciencia,
  • el hostigamiento permanente al naciente sector de emprendedores,
  1. la falta de voluntad para ratificar los Pactos de Derechos civiles, políticos; y Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, firmados por el gobierno pero no ratificados por la Asamblea Nacional del Poder Popular,
  2. la existencia de un régimen de partido único que no permite la alternancia en el poder,
  3. la negativa a consultar al pueblo cubano sobre su futuro y la imposibilidad para los ciudadanos de elegir entre diferentes alternativas políticas, y por
  • la prohibición de la democracia representativa pluripartidista.

Ninguna de las metas de esta Cumbre, que como oposición y sociedad civil apoyamos, podrán lograrse en Cuba negando los derechos humanos, entendidos en su integralidad, del pueblo cubano.

Yo Soy Cuba” es nuestro lema de identidad, con el que la mayoría de nuestras alternativas se compromete a trabajar juntos, para que Cuba regrese como nación libre y soberana a un entorno hemisférico donde prevalezcan la democracia y el respeto institucional de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Convocatoria: Cumbre Paralela oposición y sociedad civil democrática cubana


Después de sendos encuentros en la ciudad de Miami, con miembros de la comunidad de cubanos allí radicados y con Cubanos Unidos de Puerto Rico, representantes de la oposición en la isla y en el exilio, convocamos oficialmente a a trabajar para realizar una Cumbre Paralela el próximo mes de abril a propósito de la VII Cumbre de las Américas a realizarse en Panamá.

Invitamos a todos los cubanos a trabajar mancomunadamente para que la voz de la sociedad cubana, comprometida con las libertades fundamentales y el bienestar de nuestros compatriotas, esté presente en este cónclave hemisférico.

 YO SOY CUBA es el lema con el que acudiremos a esta importante cita de las Américas.

 Una Cumbre Paralela se celebrará también en La Habana de forma simultánea.

 Esperamos la participación de todos los cubanos

 Nota: en las redes sociales utilizaremos el hashtag #YoSoyCuba 

Declaración del Partido Arco Progresista sobre la flexibilización de las relaciones Cuba-Estados Unidos


arton8543En el momento en que la administración norteamericana hace efectivas las primeras medidas de flexibilización de las relaciones Cuba- Estados Unidos anunciadas el pasado 17 de diciembre de 2014, los miembros y simpatizantes del Partido Arco Progresista reafirmamos nuestro respaldo a este proceso de distensión que debe contribuir a la creación de mejores ambientes internos y externos de cara al reto de hacer avanzar a Cuba hacia las más plenas democracia e igualdad social.

Nuestro partido, comprometido desde su fundación y sus bases programáticas con el respeto a las libertades y los derechos humanos, la soberanía nacional y popular y la justicia social, ha rechazado por principio la confrontación y los patrones de guerra fría entre los dos países, los cuales han sido utilizados como persistente justificación para mantener la intolerancia que ha caracterizado a los gobernantes cubanos durante más de medio siglo

El alto liderazgo de La Habana no ha demostrado hasta el momento voluntad de comprometerse de manera explícita y efectiva con el respeto a los derechos fundamentales de los ciudadanos, sin embargo la real posibilidad de desmontar la dinámica de plaza sitiada propicia la creación de un nuevo escenario para el debate político cubano.

El planteamiento del presidente Raúl Castro sobre su disposición a discutir con el tradicional enemigo sobre cualquier asunto sin condiciones, reafirma la legitimidad de la demanda de reconocer y respetar la diversidad y el pluralismo al interior de la sociedad cubana.

En las nuevas condiciones y en el marco de este complejo proceso de redefinición de las relaciones entre los dos países, los demócratas de ambas naciones debemos imaginar las vías idóneas para potenciar el pleno desarrollo y fortalecimiento de la sociedad civil independiente, así como su reconocimiento en los organismos internacionales.

En estas circunstancias, consideramos necesario y posible que la comunidad internacional preste mayor atención a los enormes traumas que sufre el pueblo cubano, amén de brindar el más consecuente respaldo a los esfuerzos encaminados a restaurar la democracia plena en Cuba.

Independientemente de las particularidades y resultados de este proceso de nueva interrelación bilateral, los socialdemócratas cubanos reafirmamos nuestro compromiso y sensibilidad con los problemas, necesidades y anhelos de las minorías y sectores más vulnerables de la sociedad y la indeclinable determinación de luchar pacíficamente por alcanzar el  pleno respeto a los derechos de todos los cubanos sin distinción. Seguir leyendo Declaración del Partido Arco Progresista sobre la flexibilización de las relaciones Cuba-Estados Unidos

Mensaje de la sociedad civil en Cuba a la Organización de Estados Americanos


La sociedad civil independiente en Cuba está en un momento fundamental. Nuestra madurez como tejido nuevo en la sociedad, que ha cambiado y contribuido a las mutaciones cívicas que experimenta el país, nos permite adelantar la idea de potenciar, legitimar e institucionalizar nuestro intercambio con y desde la sociedad civil global, especialmente en nuestro hemisferio.

Un punto de inflexión clave ha sido el creciente interés dentro de nuestra región por reinsertar a nuestro país en sus diversos procesos de integración. Algunos de ellos privilegiando exclusivamente las relaciones entre los Estados; otros favoreciendo la participación gradual de Cuba en los mecanismos legitimados por toda la comunidad de Estados hemisférica.

En este último caso se encuentra la Organización de Estados Americanos (OEA) que ha venido haciendo ingentes esfuerzos para la inserción de Cuba. Un paso en esta dirección fue el levantamiento, en la Cumbre de la OEA celebrada en Honduras  en el 2009, del veto a que el gobierno cubano ocupara el asiento correspondiente a nuestro país dentro del más importante organismo regional en las Américas.

Este cambio de estrategia, controversial, responde a un nuevo contexto en el que se toma en cuenta la profunda interrelación e interdependencia de un mundo cada vez más globalizado por la economía, la movilidad y la información. En él se defienden los intereses pero, con más nitidez, se reconoce el papel de los valores democráticos para una integración desde los ciudadanos.  Es claro que las crisis que afrontamos indican que la América de los Estados solo tendrá sentido como expresión de la América de los ciudadanos.  Los Estados solos no están en capacidad de afrontar el futuro.

En esta dirección, las organizaciones y personas públicas  abajo firmantes, como parte de la sociedad civil independiente (ONGIs) en Cuba, creemos necesario, no solo trabajar e intercambiar con, y obtener reconocimiento de, ONGs homólogas en la región, sino trabajar y dirigirnos a las estructuras decisorias de la OEA en busca de reconocimiento institucional hacia quienes en Cuba venimos trabajando por la democratización, el respeto a las libertades fundamentales, la liberación de todos los prisioneros políticos  ―dentro y fuera de las cárceles―,  el fin de la represión contra los activistas de la sociedad civil y la ratificación de los pactos de derechos humanos; todo como regreso a los valores fundacionales de nuestro hemisferio occidental.

La Carta Democrática Interamericana de 2001, aprobada en Lima, Perú, pone en perspectiva y ratifica la importancia de conseguir que los valores democráticos constituyan el fundamento de nuestros procesos de integración, y ciertamente esto solo podrá lograrse con el fortalecimiento del papel, la presencia y la legitimidad de la sociedad civil y de la ciudadanía en cada uno de nuestros países. Un proceso que debe empezar ahora frente a los desafíos y amenazas que siempre aguardan en la sombra de las sociedades civiles marginadas.

En un momento de serios peligros para los valores democráticos a escala mundial, nuestro hemisferio puede enviar un mensaje global y pro activo de compromiso y trabajo compacto a favor de esos valores. Esto pasa por el reconocimiento de la OEA a las ONGIs en Cuba. El hecho de que el gobierno cubano haya sido invitado de regreso es una premisa para comenzar a trabajar con quienes en Cuba se reconocen en los principios e instituciones que fundaron a la Organización de Estados Americanos. Seguir leyendo Mensaje de la sociedad civil en Cuba a la Organización de Estados Americanos

Declaración


Sin títuloLa policía política vuelve a la carga. Esta vez contra el Gestor de Consenso Constitucional Juan Carlos Alayo Reyes.

El joven Gestor, residente de Antilla, provincia de Holguín, fue fuertemente amenazado y se le advirtió que podría restituírsele una Medida Cautelar que le fue impuesta, y luego retirada ante la falta de evidencias por una supuesta intimidación.

El motivo vuelve a ser la creciente identificación de los ciudadanos con la demanda de una Asamblea Constituyente en Cuba, directamente elegida por los ciudadanos sin mediaciones políticas e ideológicas, para avanzar una nueva Constitución participada desde abajo por la ciudadanía constituyente.

Alayo Reyes ha establecido récord en la recogida de firmas, es uno de los gestores más activos del programa 10 en 72 y todo ello preocupa profundamente a las autoridades.  También, la aparición de volantes en la comunidad relativos al Consenso Constitucional.

Lo que nos interesa recalcar es el permanente desconocimiento y burla de las leyes por parte de las autoridades. Ello es más preocupante aún porque supone la ignorancia por parte del gobierno de su propio ordenamiento jurídico. Cuando Alayo Reyes dijo a los agentes de la policía política: “yo estoy dentro de la Ley, ustedes fuera”, los agentes lo reconocen y reiteran, no obstante, sus amenazas.

Nos gustaría recordar una vez más que los Artículos 3, 63 y 88, (inciso g) de la Constitución vigente garantizan la libertad de los ciudadanos para el ejercicio de sus derechos cívicos y políticos, y que los Artículos 286.1, 286.2, 291.1, 291.2 y 292.1 del Código Penal actual penalizan los delitos contra la libertad personal y regulan la libertad de los ciudadanos de ejercer sus derechos.

Sería bienvenida por la ciudadanía que el gobierno pusiera de acuerdo a todos sus funcionarios con la voluntad expresada recientemente en los medios de comunicación oficiales de trabajar por promover y hacer respetar el ordenamiento jurídico del país, que comprende la posibilidad de impulsar iniciativas para cambiarlo, siempre en sintonía con el principio reconocido de que la soberanía reside en los ciudadanos, no en el Estado.

En todo caso, y en todos los casos, Consenso Constitucional acudirá a la fiscalía y a los tribunales para que, como establece el orden jurídico del país, velen por el cumplimiento de la legalidad vigente.

Gestores Consenso Constitucional    Seguir leyendo Declaración