El seguro de viajero, no es un contrato seguro


Continuando sobre las áreas no exploradas de los abogados de nuestra Asociación, hace unos años unos amigos me incitaron a hablar sobre los seguros de viajeros-turistas a Cuba. Qué abarcan, cómo funcionan sus parámetros de garantía, calidad y seguridad jurídica, cuáles clausulas son reclamables contractual y objetivamente?.

Este tema surgió a colación de un jubilado enfermo que al no poder la familia, por cuestiones de trabajo en Nueva Jersey, atenderlo debidamente, coordinaron con los familiares en nuestro país, jubilados y nieta estudiante incluida, para hacer más efectiva y humana su tratamiento de recuperación. Se pagaron los carísimos seguros y demás pagos de su estancia por seis meses.

Hasta ahí todo bien hasta que comenzaron a faltar medicinas, reactivos para pruebas, vehículos para traslados, etc, etc. No quiero especificar tanto para resguardar la privacidad de la familia. El final del cuento, el sentimental abuelo se marchó antes de los tres meses.

Después de tanto tiempo me conminó la confección de este post, porque recientemente acompañé a un amigo al Hospital para extranjeros Cira García, cuyos servicios, medicamentos y otras pruebas operan por supuesto en moneda CUC. En dicho lugar preguntamos por el fantasmal seguro de viajero para obtener algún servicio, y para nuestra sorpresa nos informan, que no obstante antes de viajar a Cuba se firman los contratos de seguros entre la agencia extranjera y Asistur cubana, no se puede indagar nada aquí, ni directamente con esta empresa, sino que hay que llamar al país de origen para que nos evacuen las dudas. Me quedé pasmado, después de comunicarle porqué ese gasto y pérdida de tiempo llamando al extranjero cuando la empresa cubana está en Cuba, ya se deben imaginar la respuesta.

Por alguna experiencia en contratación económica, comencé a indagar si Asistur entonces convenia con el Hosp. Cira García, o revisar algún contrato de seguro médico. También deben imaginarse los resultados.

Entre las causales de mayor peso en la pobre seguridad jurídica de la contratación en Cuba es el funcionamiento monopólico de casi todos los renglones que originan o captan divisas, los contratos son por lo general inamovibles e incuestionables, cualquier dictamen valorativo de clausulas desequilibradas a favor del oferente, son desestimadas y coercitivas, pues al no existir competencia, las tomas o la dejas. Por otra parte aunque aparezcan con justeza los parámetros de garantía, calidad, solución lógica y legal de dirimir conflictos, nunca ante la ausencia de estos, se inclina la balanza a  favor del cliente.

Como conclusión amigos, el atraso y la desactualización jurídica en nuestro país es mucho más grave que lo que muchos piensan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s