Una carta, que se traspapeló, ¿o que se asiló en El Hidalgo?


Compañeros de Granma:

Les escribo preocupado por la inconsciente labor de quintacolumnistas que ustedes han asumido, al promover el resquebrajamiento del monolito en que debemos constituirnos frentes a las asechanzas del Enemigo. Me inspiro para ello en las palabras de nuestro invencible Che: “Al imperialismo ni un tantico así, ¡nada!” Porque la triste realidad es que ustedes, nuestra prensa, ya no una pizca, sino que a paletadas enteras han estado transigiendo con el Imperialismo.

Ayer, sin más, por poco me mata una subida de presión. ¿La causa? Pues el “Acuse de Recibo” de Juventud Rebelde. En él un gusano, ¡que hasta nos desafía atreviéndose a mandar su nombre y dirección!, se pone a hablar catibía de nuestro sistema de salud. ¡Del sistema de salud de la 1ª y única Potencia Médica Mundial de este mundo plagado de desigualdad y explotación!

¿Y qué dice? Nada, que lo atendieron a las tres horas, o sea, rápido, y porque tuvo que subir una escalera con unas quemaduritas ahí ya protesta. ¿Qué se creen estos tipejos, que aquí vamos a permitir que el pueblo se nos reblandezca, que vamos a dejar que las decadentes y afeminadas costumbres burguesas nos carcoman por dentro?

Pero en sí la presión no me llegó a 200 con 160 por culpa de este… reblandecido. ¡El caso es que se le publicó la queja! ¿Adónde vamos a parar, compañeros, si se le permite a cualquier mequetrefe andar cuestionando a las autoridades? Aquí, el que tenga dudas, que se alce, a ver cuánto nos dura vivito y coleando.

Pero es que hay que admitir que no solo ustedes se han pasado de permisivos. Hace un par de semanas, cuando con un bate de beisbol fui a salirle al paso a un grupo de “gusanas de blanco” que se atrevieron a cruzar por mi cuadra, se me impidió. ¿Qué pasa en Cuba compañeros, es que ya la calle no es de nosotros, los revolucionarios? En mi juventud, allá en los sesentas, a esas vendidas al oro de Washington les habríamos dado paredón allá en la Cabaña, sin tanto juicio ni tanta comedura de catibía. ¿Y qué me dicen de los ochentas?: no fue poco el trancazo que le soné por el lomo a la escoria marielera.

¿Quieren comprobar que todo anda de mal en peor? Oigan esto: A mediados del mes pasado en la cola de la farmacia, cuando le salí al paso a una vieja burguesona que ponía en cuestión la efectividad de nuestro sistema primario de salud (nuestros consultorios del médico de las 120 familias, idea genial de nuestro Comandante en Jefe), un jovenzuelo se atrevió a rectificarme con argumentos evidentemente sacados de la propaganda enemiga. Según él yo mentía; porque en Cuba antes de 1959 si había habido médicos, y más por habitante que en Francia o Inglaterra.

Lo terrible del caso, no obstante, es que cuando le informé por teléfono a un compañero de la Seguridad del Estado, conocido mío (yo siempre he tenido bien anotados los números de todos los compañeros de la Seguridad del municipio), este me respondió, avergonzado, ¡con la voz quebrada, compañeros!, que iba a ver que se podía hacer, pero que no me prometía nada, porque el mando les tenía las manos atadas.

En resumen, que el chiquito ese sigue sin que todavía lo hayan expulsado de la Universidad, y yo tengo que soportar que cada mañana venga a coger un almendrón frente por frente a mis narices. Para restregarme bien en ellas que a diferencia de mí él no tiene que coger el P-6.

Creo que va siendo hora de que los verdaderos revolucionarios hagamos algo. Y si ustedes no quieren ver un día de estos a la redacción de su periódico rodeada por una multitud de nosotros, les aconsejo que dejen tanta comedura de… consideración. Porque compañeros, es la hora de gritar: ¡Electricidad al jarro, hasta que suelte el fondo!

Revolucionariamente, Vladimir Fidel Ñangario Weyler.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s