Las ideas para nada justas que no salvarán a la Humanidad


Concuerdo con Fidel Castro: Solo las ideas justas salvarán a la Humanidad. No obstante, nuestras concepciones de lo que es o no una idea justa claramente difieren.

Una idea justa en política es para mí aquella que se propone salvar los innegables avances del Capitalismo, y a la vez superar sus defectos. Por ejemplo, mantener su nunca antes vista capacidad de promover  la creatividad humana aplicada a fines prácticos, y a la vez superar su aparente incapacidad actual de promover el crecimiento más que mediante la promoción del consumo exacerbado. O sea, una idea justa es aquella que se propone mantener el respeto a las libertades de pensamiento y expresión como valores centrales de la comunidad humana, y a la vez es también capaz de proponer una sociedad en que sea posible consensuar que una considerable parte de los recursos creados se utilicen en el desarrollo de tecnologías que nos liberen de nuestra agobiante dependencia del petróleo, y sobre todo, en comenzar a preparar la colonización de nuevas regiones del Universo en que vivimos.

Un lugar muy hostil para la vida, por cierto; a diferencia de lo que hemos creído los occidentales durante los últimos dos mil años.

Para mí una idea justa, para ser más claro, ajustada a nuestras actuales necesidades, es por tanto aquella que nos propone una superación del Capitalismo, no su aniquilación. Sin embargo para Fidel Castro consiste más bien en lo segundo, y en un regreso a las sociedades pre-capitalistas. Al menos es esto lo único que puede desprenderse de su insistencia en mencionar a las sociedades que surgieron de la Revolución Rusa o China, como ejemplos de convivencia humana justa.

Las llamadas sociedades socialistas rusa o china, no son en realidad más que remedos de aquellas otras, que en los albores de la civilización crecieron a la orilla de algunos grandes ríos. Las basadas en la irrigación y cimentadas en una perfecta estructuración jerárquica. Sociedades rígidas, poco creativas, que al basarse en estructuras anacrónicas han sido en consecuencia incapaces, en cualquiera de sus casos, no ya de asegurarle a sus integrantes un nivel de vida correspondiente a los tiempos que corren, sino incluso de alimentarlos. Así ocurrió en la URSS, en China, y hasta en la Cuba que el propio Fidel Castro gobernó durante medio siglo como un monarca premoderno.

Pero es más, esas sociedades se han demostrado, a pesar de su pretensión de una mayor racionalidad, tan o más dañinas para el medio ambiente que las Capitalistas. Al carecer de mecanismos de control público sobre la gestión ambiental su capacidad para corregir los fallos y errores que siempre se cometerán ha sido constatablemente muchísimo menor. Un par de ejemplos aparte de los muy conocidos del Mar Caspio, o el smog pekinés: En la tan preocupada Cuba por el destino de la Humanidad, la de un ecologista Fidel Castro que desde los ochentas entona cantos apocalipticistas, no existe ninguna política de recogida segura de baterías usadas, y el consumo percápita de agua en Cuba, a pesar de su infinitamente menor desarrollo industrial, es hoy por hoy comparable al de los EE.UU.

Es realmente alucinante que uno de los últimos líderes del socialismo de inspiración leninista invoque la supuesta cantidad de vidas potenciales que se podrían salvar en el mundo si este aceptara someterse a los supuestos principios humanistas del mismo. ¿Es que olvida a los millones que murieron de hambre cuando la colectivización forzosa en la URSS, o los muchos más a resultas del Gran Salto Adelante maoísta? De hecho ese socialismo que él invoca solo parece poder imponerse mediante la eliminación metódica, y crónica, de enormes contingentes humanos: los más inteligentes, los más creativos, los más necesitados de esa libertad que el socialismo leninista se apresura por sobre todo en ahogar.

Contingentes que es cierto, en algunos lugares han logrado escapar hacia otras tierras, como en Cuba. Mas no ha sido siempre ese el caso. No lo será cuando el socialismo leninista logre imponerse al mundo entero y no quede en consecuencia ningún lugar adonde escapar de él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s