Hoja de Ruta: Hacia el Consenso Constitucional


Un grupo de organizaciones y personalidades públicas, dentro y fuera de Cuba, hemos convenido en impulsar una Hoja de Ruta para alcanzar lo que hemos llamado un Consenso Constitucional entre todos los cubanos.

Desde Cuba a Miami, de Puerto Rico a Madrid y desde Nueva Jersey a Chile, pasando por Ciudad de México, Caracas y Milán, cubanos de todas las ideologías, de todos los pareceres, intereses y credos religiosos, y de diversas generaciones, creemos urgente y necesario definir y ponernos de acuerdo, primero, en cuáles deben ser las reglas del juego para el presente y futuro de nuestra convivencia, antes que decidir quiénes pueden regir, nunca más de un modo absoluto y perpetuo, los rumbos de la nación cubana. Justamente el modo en que actúan las sociedades maduras. Eso significa cambio constitucional, desde el respeto a nuestra soberanía.

Cuba cambia pero no en beneficio de todos. La manera en que lo hace solo favorece la nueva alianza entre las billeteras, los administradores de diversas religiones, adoptados por el gobierno, y la fuerza. Este pacto corporativo entre el dinero, ciertas esferas de control espiritual y el poder pretende marcar los rumbos del país de espaldas a los ciudadanos. Un pacto, que no es por cierto nuevo en la historia de nuestra nación, y que no contribuye, como no lo hizo en el pasado, a que Cuba llegue a ser lo que ha sido la aspiración de la mayoría de los cubanos: un lugar para todos.

En épocas de cambio las miradas de corto plazo solo piensan primordialmente en el bienestar, el estómago y el beneficio económico. Un error de perspectiva porque, como demuestran el retroceso de ciertas reformas en Cuba y otras partes del mundo, donde no existen seguridad legal e institucional no hay opciones para la prosperidad de las naciones, de los intereses, de las personas y de las familias. Solo reinan la precariedad y la incertidumbre. Para reconstruir naciones se necesitan miradas de largo plazo que trabajen en los cimientos de la sociedad y, lo más importante, partan de y fortalezcan la legitimidad que nace únicamente de los ciudadanos. La Constitución es el mejor lugar de encuentro para alcanzar estos propósitos.

En esas dos direcciones se encamina esta Hoja de Ruta. En la búsqueda de un orden constitucional y legal que surja de la ciudadanía, en toda su diversidad y pluralidad, como fuente de legitimidad fundamental, y en el establecimiento de las condiciones propicias para el ejercicio de los derechos, para el control del Estado por parte de los ciudadanos y para poder construir el bienestar y la prosperidad de los individuos, de las familias y de la sociedad.

Ya hemos avanzado algo en la construcción de ese consenso. Miles de ciudadanos han firmado el llamado por una Constituyente en Cuba, acercándonos así a la cifra legal mínima necesaria para la legitimación político-constitucional de esta iniciativa; cifra que, dada la magnitud del proyecto, marca solo el comienzo de su legitimación ciudadana. Los gestores del Consenso Constitucional, que somos todos los que se adhieran a esta iniciativa, invitamos a los cubanos, estén donde estén, a que se sumen a este esfuerzo por dotarnos de un nuevo marco civilizado de coexistencia, y a que ofrezcan sus ideas de cómo podemos lograr que Cuba sea, desde este plano, un lugar para todos.

Para ello se puede acceder al sitio: https//.consensoconstitucional.com En él se encontrará, además, información gradualmente actualizada sobre este proyecto a partir de las ideas que todos aportemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s