El Huracán Sandy en Santiago (el verdadero)


30cuba01akMúltiples sinsabores nos dejó a su paso el huracán Sandy por Santiago de cuba esa madrugada del jueves 25, unido a la destrucción ocurrida en gran parte de la ciudad, se evidencio el descontento de la población en las calles en varios  aspectos como la corriente, escombros, transporte, alimentos y los precios de los materiales de la construcción, de todos ellos, en los dos últimos de verdad la población demostró el mayor descontento con la medidas tomadas por el gobierno ya que:

1-El precio de los cárnicos y alimentos de necesaria refrigeración era por lógica la opción ideal rebajar un porciento ya que todas las instalaciones en moneda nacional y divisa estaban sin fluido eléctrico por tiempo indeterminado, pero a partir del tercer día una población agotada económicamente no encontró precios acordes en ningún establecimiento, todos (sin excepción alguna) los alimentos continuaban con igual precio, como si no se transitara por una situación de catástrofe sin precedentes nunca antes vista en Cuba. Unido a esto las colas, molotes, tumultos no daban deseos de satisfacer tus necesidades alimenticias, ¿Cómo es posible seguir con iguales precios en los alimentos y abusar así de la población sin que exista conciencia de esta situación por parte del gobierno? Como pueden además vender arroz, azúcar y chicharos mojados como si estuvieran haciéndole un gran favor a la población, como pueden vender latas de la reserva que fueron guardadas de donación en precios que pensionados o personas con bajos ingresos (la mayoría de las personas no pueden costear) lo único que puedo pensar es que Santiago sigue siendo una ciudad heroica por la tolerancia que le permite al gobierno castrista.

2-El precio de los materiales de la construcción: como hacía referencia anteriormente, si la mayoría de la población no tiene dinero para comer, como es posible pagar los materiales de construcción para el techo fundamentalmente ya que fue el aspecto más golpeado por el huracán, imagínense los pensionados, ancianos solos, personas de bajos ingresos que perdieron sus casas total o parcialmente, si tienen que pagar todos los materiales más la mano de obra, cuando todavía existe un gran número de ellos con deudas de equipos electrodomésticos, de cualquier forma ninguna de esas tuvo la culpa de que se les cayera el techo, ninguna recibió ayuda para asegurar su casa antes de la tragedia. Este aspecto no podía ser llevado a cabo si el consejo de defensa de la provincia no preparo todas las condiciones, los alumnos estuvieron en las escuelas hasta mediodía del 24 y los trabajadores estuvieron muchos de ellos en su horario habitual ¿en qué tiempo esas personas podían preparar las condiciones necesarias? Ahora tenemos una frase bien trillada salida de los poetas que dirigen a este país “confíen en la revolución, nadie quedara desamparado”, ellos que parce que lo único que hacen son tertulias a las que llaman plenarias del nivel central y tratan de engañar a la población con la poesía barata  que como cautos de sirena engaña a este pueblo humilde, trabajador y sacrificado que está despertando de su letargo y abriendo los ojos a la mentira que los engaño por tanto tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s