En Cuba David busca un milagro ante Goliat


Viceministra de Educación amplía detalles  sobre Enseñanza Politécnica Cubana

Mi única  alegría es mi tristeza, mi único descanso el duro trabajo.

Michelangelo Buonarroti

Creador florentino

La Enseñanza técnica y profesional (ETP) y la   preuniversitaria son consideradas por el Ministerio de Educación (MINED) como diferentes tipos de enseñanza y por tanto son abordadas de forma diferenciada  por el Estado Cubano. Una de las razones defendidas por  los directivos de educación del país es que son planes de clases diferentes con distintos objetivos.

Entre  los directivos mejor informados sobre la Enseñanza Técnica y Profesional sobresale  la vice-ministra de educación,  Lic. Kenelma Carvajal Pérez, quien durante el programa televisivo (15 de septiembre del  2011)  Mesa Redonda Informativa,  referido al  inicio del curso escolar 2011-2012 expuso:

 “…La Enseñanza Técnica y Profesional es una prioridad, no podría ser distinto, la formación de los técnicos y obreros que requiere el país tiene que ser una prioridad porque de lo contrario  no puede lograrse el desarrollo económico y social que el país está necesitando.

El Comandante en Jefe nos llamó en  julio del 2008, en la Asamblea Nacional, a  que cada territorio debía  formar los recursos humanos que ese territorio requería. Y esto nos ha hecho también a nosotros los que estábamos conduciendo la ETP, comenzáramos un proceso de revisión, de análisis, de evaluación de lo que estábamos haciendo; para lograr también estar a tono con la calidad que se estaba pidiendo en esa formación.

 En el año  2004  nosotros comenzamos a formar en  la ETP  un graduado de bachiller- técnico. Este graduado de bachiller técnico implicó aumentar la cantidad  de horas de formación general para poderles darles la categoría de graduado de bachiller técnico y esto trajo consigo una  disminución de las  horas dedicas a la formación técnica y a su vez al desarrollo de habilidades profesionales.

El resultado final, fue que en alguno de los casos los graduados llegaban a los centros de trabajo sin tener toda la preparación que se estaba requiriendo y eso provoca un  rechazo del centro trabajo y  otras veces, entonces, también una desmotivación en el joven que abandona el puesto de trabajo. Y también algunos de  los que terminaban el noveno grado con el interés de no ir a los centros que en aquel momento la mayoría eran  internos para realizar el bachillerato, o tratando de  llegar a  un título de bachiller, mediante este calificativo, entonces ingresaban al politécnico pero sin una motivación para estudiar estas especialidades …”

La viceministra Carvajal se refiere esencialmente a los centros internos preuniversitarios conocidos como “Escuelas en el Campo”, clausurados hace pocos años. Estos centros de estudios estaban generalmente localizados lejos de las viviendas de los estudiantes, con  frecuencia en zonas de interés económico para el Estado. Los alumnos de estas escuelas debían realizar labores agrícolas, además de sus estudios académicos.

El rechazo de la población a enviar a su hijo (a) s a estudiar a estos planteles preuniversitarios internos, se debía al bajo rendimiento académico del alumnado y  diversos sucesos disciplinarios y delictivos ocurridos en ellos. En Cuba todavía funciona otro tipo de centro interno, denominado Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas, radicado en cada provincia  y  que exige determinados requisitos, incluyendo un examen de ingreso. Las plazas de  la matrícula se otorgan por municipios y a través de un escalafón académico y político. En sus inicios gozaban de gran prestigio, actualmente han perdido popularidad por la carencia de profesores.

En el 2004, muchos de los  establecimientos de enseñanza politécnica a los que alude  la viceministra, fueron emplazados en zonas urbanas; varios según un plan gubernamental denominado “Batalla de ideas”. La mayoría  poseía   régimen externo, lo cual significaba para el aspirante a bachiller- técnico estudiar por el día  y retornar diariamente a sus hogares.

“Es por eso que lo primero que nosotros tratamos de revisar fue evaluar esa formación de bachiller- técnico y rescatar la formación de técnicos medios y obreros calificados. En enero 2009 comenzaron de conjunto con todos los organismos de la administración central del Estado, que son rectores en estas especialidades, un proceso de evaluación de los planes y programas de estudio. Para eso reactivamos los comisiones de especialistas  que están compuestas por profesores de politécnicos, funcionarios de diferentes niveles del MINED  pero fundamentalmente por especialistas de las empresas y centros de producción, que son los que saben que debe conocer el graduado que van a recibir ellos, una vez  que culmine su formación en el centro politécnico.

…Ahora estamos formando, con los graduados de noveno grado, un técnico medio con duración de 3 años y 4 meses…y formación de  obrero calificado  con una duración de 2 años.”

“El título de técnico medio es equivalente al título de nivel medio superior… Estos técnicos pueden acceder a la universidad, tendrán que aprobar los exámenes de ingreso a la educación superior… por la modalidad de exámenes de  concurso…”

“… Los que se gradúan como obreros calificados… Nosotros sabemos que es más fácil cambiar un plan de estudio o una proporción de ingresos que cambiar la aceptación de la familia, de la población en general, y la comprensión de por qué hacemos estas cosas. Por lo tanto, muchos de los que hoy están accediendo a obreros calificados tienen la preocupación:

-¿Toda la vida tendré que seguir siendo solamente obrero calificado? ¿No podré continuar preparándome?”

“Nosotros pensamos que las posibilidades y las oportunidades las puede hacer él. Ojalá siempre sigan siendo obreros calificados y estén ahí en los puestos de trabajo que hoy nos  hacen falta en este país para su desarrollo, pero pueden continuar preparándose por la vía de cursos por encuentros para trabajadores que desarrollamos en ETP o matricular una vez que culmine el curso de obrero calificado en la Facultad Obrero Campesina.”

Las Facultades Obrero Campesina (FOC) son  centros educacionales con horario vespertino y   nocturno, donde asisten obreros calificados u otras personas con interés de obtener el título de bachiller. Estos estudios tienen, por el momento, una duración de tres años.

“La ETP tiene su red escolar en general bastante deteriorada… No fue allí donde se puso la prioridad en determinado  momento, solamente las reparaciones ocurrieron en los distintos centros que funcionaban como  politécnicos de  informática. Sí, en los dos últimos cursos escolares se han estado desarrollando acciones de mantenimiento que han ido mejorando gradualmente las condiciones de estos centros, pero todavía no son suficientes para todas las necesidades que tiene hoy la ETP…

Sobre todo se han tenido que realizar algunas acciones para poder garantizar el crecimiento que ha tenido esta enseñanza en los últimos cursos escolares. Nosotros desde el curso anterior estamos ingresando más estudiantes que se gradúan de noveno grado a la ETP que a la enseñanza preuniversitaria; esto responde a que se ha estado buscando un mejor ajuste, una mejor relación entre la demanda que existe por los organismos de producción y los servicios y las plazas que se otorgan por el Ministerio del Trabajo…”

“… En este curso… de los 125 000 estudiantes que se graduaron de noveno grado, más de 60 mil recibieron ofertas de la ETP, eso significa el 56,2 % de esos graduados, pero la mayoría de ellos están acudiendo a esta enseñanza para formarse como obreros calificados… La matricula que tenemos hoy para formar obreros calificados es la mayor en la historia de la pedagogía cubana…”

“…Es importante que la población entienda, los padres  de esos estudiantes entiendan… incluso nos quedan algunos que no se han incorporado…”

Las opiniones de la población son muy críticas sobre las políticas públicas del Estado con respecto a la enseñanza general y  las ofertas de continuidad de estudios de los niños y niñas de noveno grado. En el 2004 como una sola voz dijimos ¡no a las escuelas en el campo!  En ese momento el Estado, recuerda la viceministra Carvajal, cambió de estrategia. Ahora, reconoce ella, tampoco aceptamos convertir a la mayoría de nuestros adolescentes en obreros calificados. Si ahora mismo pensamos como ciudadanos haremos poco. La historia cambia si nos atrevemos a mirar  frente a frente a nuestras hijas e hijos, todavía unos niños.

 Antes que ver sufrir a esa parte de nuestro cuerpo debido a causas ajenas a su niñez, es mil veces preferible, por difícil que parezca, ser firmes y colocar a cada cual en su lugar  cuando se trata de las aspiraciones de nuestra descendencia. Con los sueños de nuestra prole no se juega. ¡Lo único que faltaba era que en Cuba David busque un milagro ante Goliat! ¿Hasta cuándo?

La Habana, Cuba , 4 de mayo de 2012.

Por: Dora Leonor Mesa Crespo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s