Tanda del domingo en Batabanó


¨Busca un marido para que te haga la casa¨, zahiere a la muchacha el director de Educación.

Una de la tarde. Actúan la policía, la jefa del Gobierno, un funcionario de Educación, otro de Vivienda y la delegada de la zona. Todos contra Lisbet & dos hijos.

Género aventura-años-ochenta-realismo-socialista-realengo-18. Toma uno: teniente-director-sin-plan-de-machete saca personalmente uno a uno los tarecos de la muchacha al camino-real-patio-de-la-ESBU.

Argumento. De nada vale a la joven madre alegar el hacinamiento en que vive y la ninguna esperanza que le den casa. De nada alegar que, llevaba meses en desuso, el otrora cuarto de materiales de construcción del edificio de la fábrica de lápices que había ¨invadido¨. Y que el ochenta por ciento de su área se ha convertido en viviendas-transitorias. ¨Esto pertenece (al latifundio) Educación¨, brama el potentado con arrogancia de terrateniente-de-tierras-y-matones-prestos-a-actuar-a-oreden-suya.

Clímax. De la nada aparece mujer con cámara digital. ¨Cuidado, están tirando fotos¨, dice un primero y se vira de espaldas. ¨Me voy¨, dice un segundo. ¨Esto es asunto de Educación¨, dice la patrulla, y se larga, seguida por el lada azul de la jefa del Gobierno.

Cuando el funcionario de Vivienda agita los brazos jurando que así lo expulsen no volverá a prestarse para el atropello, el villano de Educación comprende que allí no hay nada que hacer y se larga con el rabo entre las piernas.

Un rato después las aguerridas mujeres siguen sin creérselo. Festejan la osadía. El coraje damablanquino. Una simple evocación a los Derechos Humanos y amenazar con foto en la Internet, ha bastado para amedrentar a los representantes del irrepresentado pueblo. ¿Por cuánto tiempo? Está por verse. Los malos se confiaron, y acaban de aprender que en la confianza en el omnipoder está el peligro.

Moraleja. Quizás la próxima vez lo planeen mejor. Quizás se atengan al manualito de las BBR, y a los palos, cabillas y piedras, sumen el ron y la promesa de un viaje al capitalismo para excitar la fe revolucionaria. Y se parapeten en la esquina. Y amenacen confiscar cámaras y celulares. Y traigan gente de otros municipios. Y sea otro el final.

Lázaro Castell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s