Reformar o deformar


10 de octubre de 2011

Comienza el último trimestre del año para los cubanos, teniendo como telón de fondo la implementación gubernamental de ­­reformas en cámara lenta, si me atreviera a llamar reformas a los últimos anuncios sobre temas económicos y derechos de propiedad que por estos días se conocen. Cambios estos tímidos y retardados que parece motivan más a  personas y a gobiernos extranjeros que a los mismos cubanos.

Ciertamente se puede comprender el desconocimiento de muchas personas con lo que sucede en mi país, pero no se debe confundir cambios cosméticos con reformas estructurales que realmente son las que necesita desesperadamente el pueblo cubano.

Durante muchos años la propaganda oficial se dedico a repetir una y otra vez que nuestra isla, en poco tiempo, alcanzaría estándares de vida similares al llamado primer mundo. Recuerdo  un discurso del máximo líder en que afirmaba de forma enfática su convicción de que en los años 80 los cubanos tendríamos un nivel de vida superior al de Japón; afirmación esta asumida como valiente para muchos y como delirium tremens para otros. El tiempo, el implacable, nos demuestra, sin embargo, la realidad al desnudo: CUBA, 2011, ES UN ESTADO FALLIDO. Promesas incumplidas, falsas expectativas, alianzas incomprensibles, represión  desmedida y una enorme coacción al libre desarrollo del pensamiento humano, en todos los sentidos, se conjugan como catalizador de nuestra realidad actual.

Esta grave situación se multiplica por el creciente deterioro de la economía mundial  y la falta de productividad de la industria nacional que prácticamente no cuenta con inversiones extranjeras. Adjúntese a ello la falta de liderazgo y el decreciente nivel intelectual que en materia económica, política y social demuestra la elite gubernamental. Recetas infalibles para tratar de revertir esta situación serían quiméricas y por tanto muy riesgosas, pero vaticinios y recomendaciones sobran en este mundo y por tanto me atrevería a señalar algunas cuestiones que a mi juicio promoverían una sociedad  más tolerante, plural y democrática para Cuba.

  1. La ratificación por la Asamblea Nacionalde los Pactos de Derechos Civiles y Políticos, Económicos, Sociales y Culturales que forman parte del sistema internacional de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
  2. Una Reforma Agraria que garantice la entrega de tierras en propiedad a ciudadanos comprometidos con la tierra, por demás la principal  riqueza de nuestro país; buscando recuperar el sentimiento de pertenencia familiar al terruño legalmente adjudicado, en la cual sus dueños y descendientes puedan disfrutar libremente de los frutos acumulados sin intromisiones estatales de ninguna índole.
  3. Un fuerte impulso estatal al trabajo por cuenta propia simplificando todavía más la incorporación  en masa de ciudadanos excluidos recientemente de las empresas estatales; a su vez  una disminución considerable de los impuestos y las erogaciones con que actualmente tributan al presupuesto del estado los cuentapropistas.
  4. El cese inmediato y definitivo del acosó, persecución y procesamiento penal de ciudadanos que por motivos políticos, religiosos o de cualquier otra índole sean calificados como opositores, disidentes o cualquier otra definición usada cotidianamente por las autoridades.

Porque la principal deuda de la llamada Revolución con el pueblo cubano es sencilla: garantía de futuro, esto incluye PAZ, AMOR  Y LIBERTAD, entre  otras cosas.

Sin todos estos menesteres cumplidos la deuda será lapidaria, la involución será consumada.

Solo es necesario que la dirigencia del país modifique sus mentes la y se recogerán los frutos. De  lo contrario podemos dar por seguro que la historia será implacable, y claro refiero  esto por si a las autoridades les interesa la historia. Ella, no obstante, no los absolverá, y la memoria del pueblo cubano ya comienza a condenarles.

Por:

Pablo  Hurtado Padilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s