OTRO BLOG SIN FIRMA


No lo entiendo. ¿Por qué el anonimato? ¿Qué le pasa a la mariposa que no se posa en la flor de la calabaza?

Cuando empecé a devorar clásicos literarios, anotaba lo que me parecía relevante. De las primeras citas es una del Padre Varela refiriéndose al periódico Habanero. “Sobre todo yo he puesto mi nombre (…) para que cada cual forme la idea que quiera sobre mis intenciones y saque todo el partido que pueda ofrecerle este conocimiento.”

El progubernamental blog Cambios en Cuba, acusa a las Damas de Blanco de tratar de provocar una intervención militar como los ataques dela OTANa Libia. Alega que quieren ser “la ‘llamita’ que encendería la explosión social que convertirá ala Islaen un campo de tiro de la alianza del norte, que poco les importa que su propio pueblo sea masacrado por los bombardeos de la aviación imperial”, y bla, bla, bla… cero firma. ¿Por qué?

Un oficial del MININT que da una conferencia a sus homólogos acerca de los peligros de una internet libre, habla de “Tina Modoti”, seudónimo de una bloguero revolucionario y látigo de Yoani Sánchez. Un escurridizo Yoandri sin apellidos escribe post que lanza con el fervor de la gatica María Ramos. ¿Por qué?

La revolución debería empezar a cuestionarse esta falta de rostros. Que un demócrata por cuestiones de seguridad no ponga su foto en la bitácora o utilice seudónimo, es comprensible. Pero que no lo haga un fidelista, es alarmante. Deberían doblar las campanas cuando el novio no representa a la novia, o cuando la representa encapuchado.

A nivel de calle los contendientes se extinguen. Los buena gente te despachan con un no me meto en política, y ya van dos que sin quitarme la razón se abrazan al síndrome de Estocolmo. Esos últimos, por sentimentalismo o por razones nunca claras pero más claras que el agua, no admiten críticas a la novia plantada en el ocaso de la vida.

Y mientras los demócratas del patio ansían un topecito en el ring con los caballeros de la mesa retonta, los apolíticos artistas de la derecha pragmática que viajan ala Florida, le huyen a las incómodas María Elvira life como moscas al lomaté. Los fidelistas solo guapean desde el anonimato, o desde la tribuna acordonada por turbas BBR.

Pobre revolución-novia que ha llegado a vieja sin pueblo que la corteje en público. Por más dádiva que ofrezca, ninguna pluma con vergüenza carga con ella. Tan longeva y anticuada que la cirugía estética llamada cambio con la que intenta seducir, si bien le estira el rostro se lo hace inexpresivo. Su eterno marido languidece y ella no encuentra relevos dignos. Cada vez baja más la calaña del clientelismo que fomenta. El borracho del dominó que trabaja para la policía, el funcionario corrupto y mujeriego, el obrero necio, el estudiante adoctrinado o el intelectual especulador de la derecha pragmática. Ninguno rival de posters tomar con nombres y apellidos. Solo prostitutos. Entran por la cocina, mojan, y a despilfarrar las botellas que da la vieja por el magro servicio.

Atte.

Lázaro Castell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s