Irrespeto y Derecho de Réplica


El pasado 12 de septiembre, dos abogados de la Asociación Jurídica Cubana (AJC)  en la provincia de Artemisa, recibieron una Cédula de Citación firmada por el subteniente Javier Rebozo Pérez para que comparecieran ante él al día siguiente,   en el Departamento de Seguridad del Estado de Alquízar.

A pesar de que las primeras violaciones por parte de los citadores estaban ya en la citación misma  – y esto es algo a lo que nos tiene acostumbrado la policía política- pues ninguna de las dos cumplía con el artículo 86 inciso 3 de la Ley de Procedimiento Penal (no especifican  el objeto de tal citación), y por tanto eran nulas de pleno derecho, los letrados de la AJC decidieron acudir.

Aunque fueron “entrevistados” por separado, los puntos tocados por los agentes presentes en esa reunión, pueden resumirse en los siguientes:

  1. El por qué de la presencia de esas personas en la Asociación Jurídica Cubana.
  2. La ausencia de claridad en cuanto a  los propósitos perseguidos por la AJC.
  3. El carácter contrarrevolucionario del Presidente de la Organización.
  4. Las relaciones del licenciado Wilfredo Vallín con connotadas figuras de la Oposición al actual gobierno de Cuba.
  5. La procedencia de los recursos económicos con los que parece contar la AJC.
  6. El desprestigio a la que, en breve, será sometida la Organización a través de los medios  nacionales de comunicación masiva.

Con el derecho a replicar que tiene cualquier ser humano, esté donde esté, contra cualquier cosa que considere denigrante a su dignidad, vamos a contestar, uno por uno los anteriores puntos pero a nuestra manera, es decir, sin esconder nuestra identidad detrás de nombre supuestos, sin ocultar nada (que no hay nada que ocultar), y ante todo el que quiera saber, sobre todo si se trata de nuestros compatriotas.

Empezaremos con un aspecto que no aparece en la lista anterior pero que consideramos imprescindible abordar: vamos a responder porque ante la difamación no es posible permanecer en silencio, pero,   y que quede claro, la Asociación Jurídica Cubana no reconoce al Departamento de Seguridad del Estado ninguna competencia en este asunto.

Y no reconocemos su competencia aquí porque:

  1. Desde el inicio de su constitución, la AJC se impuso la tarea de,  CONFORME A LAS LEYES DEL PAIS, QUE ESTÁN AHÍ AUNQUE A ALGUNOS NO LES GUSTE,  ser respetuosos observadores de sus postulados y comportarnos con toda ética ante el Registro de Asociaciones, el Ministerio de Justicia y los Tribunales nacionales que han tenido que ver con el PROCESO ADMINISTRATIVO que CONFORME A DERECHO hemos seguido hasta aquí.
  2. Hasta el momento en que escribo estas líneas, no hemos recibido de ninguno de los implicados como contraparte, a los que sí les reconocemos el título de AUTORIDADES, y no de meros agentes de la misma, ninguna expresión, en forma alguna, descalificadora de nuestra actuación.
  1. En sentencia del máximo órgano de administración de justicia del país, el Tribunal Supremo Popular, que obra en nuestro poder, éste reconoce el derecho de los ciudadanos (y por ende el nuestro) a la asociación pacífica siempre que se cumplan las formalidades establecidas en la Ley. Nos cuesta mucho trabajo admitir que el Departamento de Seguridad del Estado desconozca esto.
  1. A nuestro modo de ver, la intervención de la policía política en un proceso absolutamente legal, que se desarrolla según las normas jurídicas establecidas por las instancias facultadas para ello, en manos de autoridades con competencia para dirimirlo, es, en primerísimo  lugar una falta de respeto al poder judicial de la nación y una negación de los derechos ciudadanos elementales que supuestamente disfrutamos.

La falta de espacio hará que en las inmediatas publicaciones en el blog de la AJC y en aquellas publicaciones amigas que se nos han brindado, aparezca lo que tenemos que replicar al resto de los puntos señalados al inicio.

Sólo una última cosa por el momento: la AJC tiene un Presidente con un nombre bien conocido por los que no parecen confiar ni en sus tribunales. No hace falta llamar a simples miembros: pueden llamarlo  a él, que seguramente acudirá sin necesidad de citación.

Lic. Wilfredo Vallín Almeida

Presidente de la Asociación Jurídica Cubana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s