Visión de la Realidad Cubana Desde el Punto de Vista de los Derechos Humanos


En la actualidad las migraciones son de gran desafió para la democracia, estamos acostumbrados a situaciones de modo etnocéntrico ante la diversidad cultural, pero entender la cultura como fenómeno multiforme, supone un proceso global de toda la sociedad, para afirmar y reconocer el derecho a la diversidad. Durante los años 60 y 70, España fue un país de emigración, en la actualidad este se ha invertido y es un país receptor.

¿Cómo se puede plantear una convivencia pacifica ante esta realidad?, ¿No es también plural la realidad de cualquier continente?, ¿Por qué las Naciones/ fronteras de los países ricos impiden la libre circulación de personas del sur empobrecido?.

Recordemos, que Europa, en distintos momentos de la historia, ha colonizado extensos territorios de América ó África, imponiendo su cultura; ahora me pregunto, ¿Cómo leemos desde esas claves, las leyes de inmigración?

Todos los seres humanos aspiran vivir en paz, podemos describir el término de paz, como una liberación de los individuos de todos aquellos que les impidan gozar de lo elemental para vivir. Generalmente ese impedimento se debe a la violación directa ó a la violencia estructural (marginación, hambre), hoy la paz, como concepto positivo, supone un nivel reducido de violencia y un elevado nivel de justicia, equidad y respeto a la dignidad de todas las personas para llegar a esta meta ideal, es necesario desde unos valores compartidos, construir un nuevo orden mundial, con estructuras más equitativas y modelos de convivencias plurales.

Solo en situaciones de paz se puede vivir los derechos fundamentales, por que se respeta a cada ser humano en su totalidad… frente a la tradición de la sociedades hegemónicas y patriarcales, donde la solución a los conflictos se imponen desde el militarismo, la agresividad y la competitividad, como valores predominantes.

Durante el ultimo siglo, se han ido consolidando grupos con posturas no violentas, en la que tratan de desacreditar las conductas sociales que glorifican el uso de las fuerzas del ¨ poder sobre y apoyan el valor de la cooperación de la responsabilidad del cuidado del poder compartido para hacer creer a la ciudadanía en la toma de conciencia antes los problemas humanos…

Los DDHH no son enunciados teóricos, sino, valores que cada persona ha de encarnar, estos responden a las aspiraciones que tienen los individuos desde la antigüedad y son una conquista moral de la humanidad. No se enseñan, ni se aprenden sin vivirlo, nacen como reconocimiento y garantía de las libertades en espacios concretos, son el horizonte ético hacia el que tenemos que comunicarles globalizar un modelo ético de conveniencia, de valores comunes compartido, que son frutos de necesidades, sentimientos y exigencias de la humanidad en su conjunto.

A lo largo de nuestra historia, esta lucha por las libertades, se han ido ampliando para responder con nuevos derechos a las nuevas necesidades de hombres y mujeres. Donde se hablan de cuatro generaciones:

a) Los derechos civiles y políticos  que se consiguen con la revolución francesa a los finales del siglo XVIII.

b) Los derechos sociales económicos y culturales con la revolución socialista a lo largo del siglo XIX.

C) Estas generaciones, las llamada Derechos dela Solidaridady el Desarrollo, en la que se refieren a los derechos del pueblo y del planeta.

Responde a reivindicaciones nuevas y han surgido en la segunda mitad del siglo XX, las ideas básicas del desarrollo humano (que es fundamental enriquecer la vida y las libertades de las personas normales). Tiene mucho en común con las preocupaciones expresada en la declaración universal de los DDHH… ambas comparten la motivación y el compromiso de promover la libertad, el bienestar y la dignidad de los individuos en todas las sociedades.

Las necesidades y aspiraciones de los hombres y mujeres, se han ido convirtiendo en normas, en derechos que se garantizan a trabes de declaraciones, recomendaciones, convenios…propuestas por organismos internacionales y que los países firman y ratifican.

Por tanto los gobernantes tienen el compromiso de hacer que se cumplan todos los artículos de los DDHH; estos derechos, no son un listado de artículos y principios, sino un estilo de vida en que los valores que se proponen, llevan a un desarrollo completo de las personas, es decir del pueblo, de los ciudadanos.

Teniendo en cuenta lo expresado anteriormente, podemos decir, que la educación intercultural, la educación para la paz o los derechos humanos, no solo como posibilidad, sino como necesidad, son cosas de todos, pues  si estos no tienen clara si importancia será imposible que podamos educar a nuestros sucesores; ya que es nuestro eje transversal para la comprensión del mundo.

Por: Ronald Mendoza Méndez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s