Voz y voto para el pueblo


No hay que estar ciego para no ver como a cada instante esa flamante revolución bolchevique topa con su fin; ya es colosal y multifacética la critica, el rechazo y la apatía de los cubanos ante la cúpula ortodoxa y sus encumbrados títeres, quienes reciben como castigo más severo la catarsis y repulsa eleccionaria contra figuras y personalidades del ente revolucionario; dejando como trasfondo la tragicomedia y castrada asamblea con su nuevo bastón dinástico y su insipiente emperador.

Que urge de una inyección aperturista sin menoscabo y sin cortapisas, aboliendo toda esa amalgama de burocracias y estatismo que por lustros los deleznables comunistas implantaron en la nación cubana sumergiéndola en la soterrada ruina en que hoy se encuentra, es una afirmación categórica.

La detestable convivencia y existencia del cubano de a pie es insostenible, agobiante y frustrante, azuzado por las privaciones, limitaciones y sacrificios inútiles los que lastran por décadas ante la indiferencia y simulación de unos buitres jenízaros que se rehúsan al cambio, que omiten el entorno actual y se desprenden agachapados y escurridizos por cómo el cubano de hoy apuesta y conspira por los cambios democráticos y plurales, y no por migajas circunstánciales de unas jaurías que cercenan y excluyen todo tipo de libertades y derechos.

Un régimen varado en el tiempo y el espacio al que medio siglo no le ha bastado, una sociedad consumida, perseguida, maltratada y condenada que fustiga todo intento de perpetuidad y banalidad, son muestras de síntomas álgidos poniendo en velo y pesadilla al interino reticente, al evocar pasos conservadores, admitiendo como la critica se le ha convertido en un bumerran peligroso, donde la sangre joven traspasa el temor y pone en jaque y ridículo a la elite de la nomenclatura, frente a una multitud que exige, interpela y cuestiona derechos inalienables, trillados por estos herejes de la democracia que no admiten la verdad ni tienen voluntad política para respetar cambios.

Pero el tiempo dictará cual será el rumbo de esta empobrecida y sufrida nación y si en verdad se le dan espacios a los cambios que con tanta resonancia el nuevo inquisidor exporto por medio mundo; nuevos rumbos donde el soberano pueblo tenga vos y voto, y no sean cambios convencionales con vestigios de tinieblas con el fin de seguir amordazando y pisoteando a este pueblo cubano.

__________________

Fernando Palacios Mogar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s